Cine irlandés

Cine irlandés

A pesar de no contar entre las más grandes industrias cinematográficas del mundo, la irlandesa de destaca en Europa por su creatividad y tradición. Todo comenzó en abril de 1896 con la primera presentación pública de los primeros cortos de los hermanos Lumiere, y un año más tarde el profesor Jollly filmó las primeras imágenes con títulos como People walking in Sackville Street, Traffic on Carlisle Bridge and the 13th Hussars Marching through the City.

El Chicho de la Vieja Irlanda

El Chicho de la Vieja Irlanda

La era del cine mudo

Para la primera década de 1900 el cine empezó a hacerse un hueco en la cultura Irlandesa. En 1909 se construyó Volta, la primera sala de cine a Dublin y un año más tarde de se filmó El Chicho de la Vieja Irlanda,  la primera película filmada en el país. El filme fue vendido comercialmente como la primera película filmada en dos continentes: América y Europa.

Entre 1910 y 1940, cuando el cine mudo tuvo su auge y las primeras películas habladas comenzaban a popularizarse, el cine de Irlanda produjo un importante número de cintas gracias a la Compañía de Cine de Irlanda, fundada por Mark Sullivan. Entre las más importantes de aquella época se destacan Knocknagow (1917) de Fred O'Donovan, Willy Reilly and his Colleen Bawn (1920) de John MacDonagh, Destino Irlandés (1926) de George Dewhurst y The Dawn (1936). El último, después de su lanzamiento, se convirtió en el primer filme hablado en ser producido en el país.

Por el cine en irlandés

En las dos décadas siguientes se fundó otra entidad para la promoción del cine del país: el Instituto de Cine Nacional, entidad que promovió la realización de películas de carácter informativo tratando temas como la tecnificación del campo, el manejo de finanzas y la salud. Por esos años, el productor Gael Linn intentó reivindicar el cine en idioma irlandés, en contraste con los ya populares filmes en inglés.

Entre las más importantes producciones de la nueva tendencia de producciones en su propio idioma es indispensable mencionar la serie de cortos noticiosos Amharc Éireann, destacados ser los filmes de este tipo con más larga proyección en las salas de cine irlandesas. Además, el director George Morrison se destacó también por los documentales Mise Éire (1959) y Saoirse (1960).

   

George Morrison

George Morrison

En el Nombre del Padre

En el Nombre del Padre

El cine moderno

A partir de los sesenta, una nueva tendencia se apoderó de los cineastas. Problemáticas sociales, económicas, educativas y sociales comenzaron a ser tratadas en los argumentos de las nuevas producciones. Sumado a esta nueva intención, la llegada y el éxito de la televisión promovió la profesionalización de sonidistas, camarógrafos y  todo tipo de técnicos envueltos en la industria.

Con esos antecedentes, películas como Caoíneadh Áirt Uí Laoíre (1975), Poitín (1978), del director Bob Quinn; Traveller (1982), Reefer y The Model 1988 de Joe Comerford; The Road to God Knows Where (1988), Prophet Songs (1990) de Alan Gilsenan, entre otras, gozaron de reconocimiento internacional.

Recientemente, los mayores éxitos en las taquillas mundiales del cine irlandés son  Ailsa (1994) de Paddy Breathnach, Juego de Lágrimas (1993) de Neil Jordan, Café Irlandés (1993) de Stephen Frears, Camino a la Fama (1990) de Alan Parker -quien también dirigió a Madonna en la taquillera Evita en 1997- y Mi Pie Izquierdo(1989), El Prado (1990), En el Nombre del Padre (1993) de Jim Sheridan.

Volver a Eurocinema

¡Suscríbete al boletín de noticias de Eurochannel!

¡No te pierdas nuestra más reciente programación, concursos y eventos.!