Ahora 01:00 - 02:20Malévola (Suecia)

Cine polaco

Cine Polaco

A pesar de la gran diáspora de la industria cinematográfica polaca, de la que Roman Polanski es quizás el más importante de sus representantes, son importantes los aportes que este país le ha dado a la comunidad europea y mundial.

En la segunda mitad de la última década del siglo XIX, Kazimierz Prószyński, un inquieto inventor polaco se aventuró a crear una cámara que tuviera la capacidad de filmar videos. El innovador artefacto fue llamado Pleográfo, y se creó antes del famoso cinematógrafo de los hermanos Lumiere. Fue el mismo Prószyński quien filmara la primera película polaca: Skating-rink in the Royal Baths en 1902.

Uno de los más importantes cineastas de comienzos del siglo XX en Polonia fue Władysław Starewicz, quien a pesar de obtener éxito con producciones realizadas en Rusia y Lituania, siempre estuvo orgulloso de sus raíces polacas, reflejando con intensidad los problemas sociales de su país en películas como La Venganza de la Cámara de Cine (1912), Los Insectos de la Navidad (1912) y más tarde tras su exilio en Francia, El Cuento del Zorro (1930).

Dybuk

 Dybuk

Las guerras y sus consecuencias

Finalizada la Primera Guerra Mundial, los ciudadanos polacos pudieron disfrutar de la independencia que tanto habían añorado por siglos. Sin embargo, ese espíritu de libertad no pudo alcanzar mayor expresión en el cine debido al escaso presupuesto de las producciones nacionales.

Para ese entonces, las más exitosas películas fueron producidas por directores de origen judío como Joseph Green y Michal Waszynski, quienes con sus filmes El Cantante de Jazz (1939) y Der Dibuk (1937), presentaron la alegría del fin de la primera guerra antes del venidero holocausto que se avecinaba.

Tras la terrible destrucción que dejaron la ocupación nazi y la Segunda Guerra Mundial, el cine polaco cayó en la ruina, solamente ayudado por el gobierno soviético, que tras el conflicto ejercería su dominio en Polonia. Así, con el ya conocido apoyo a la industria fílmica con fines propagandísticos, directores como Aleksander Ford –apasionado comunista que incluso se enlistó en el Ejército Rojo- produjeron cintas como Los Caballeros de la Orden Teutona (1950).

En medio del movimiento del Realismo Socialista nació otra de las estrellas del cine polaco: Andrzej Wajda. Él, primero coqueteando con los temas del comunismo con su película debut, Una Generación (1954) luego intentó romper el molde al retratar temas más nacionalistas en cintas como Cenizas y Diamantes (1958). Sin embargo, no fue hasta la década de los setenta que Wajda cambió la forma de hacer cine en su país con las controversiales El Hombre de Mármol (1978) y El Hombre de Hierro (1981).

El hijo de la diáspora

Con varios cineastas exiliados e hijos de emigrantes por causa de la guerra, Polonia se convirtió en uno de los principales países con  cineastas trabajando afuera de sus fronteras. Sin duda, el más importante de ellos es Roman Polanski quien con El Cuchillo en el Agua (1962), su primera película, revoluciono al país y al mundo, recibiendo el Premio Oscar a Mejor Película Extranjera.

Entre las cintas más importantes de Roman Polanski se destacan: La Semilla del Diablo (1968), Barrio Chino (1974), El Pianista (2002) y su más reciente éxito, El Escritor Fantasma (2010).

   

Roman Polanski

Roman Polanski

La Deuda

La Deuda

Los últimos años

En las dos últimas décadas, directores como Juliusz Machulski y Marek Koterski han logrado reconocimiento internacional en varios festivales internacionales por cintas como Asesino (1997). Otra de las más importantes apuestas del cine polaco que logró envidiable éxito en taquilla fue La Deuda (1999) de Krzysztof Krauze. Recientemente, gracias a la globalización y los deseos  de profesionalización, directores como Jerzy Kawalerowicz y Gavin Hoods han tenido importante reconocimiento internacional.

Volver a Eurocinema

¡Suscríbete al boletín de noticias de Eurochannel!

¡No te pierdas nuestra más reciente programación, concursos y eventos.!